Google+

That’s all: Tres apostillas sobre Semilla de sol | Crítica

Agosto 2015

Por Christian Barragán

Todo es presencia, todos los siglos son este Presente.

Octavio Paz. 1

I
Semilla de sol de Santiago Robles (ciudad de México, 1984) es la conjugación enfrentamiento. Si se considera la construcción semántica de este enunciado se observará que, como en la mitología, cuenta una historia con doble propósito. Por una parte presenta la yuxtaposición de dos figuras ancestrales relacionadas con lo femenino y lo masculino en tanto que evidencia la condición cultural, política y ontológica del hombre contemporáneo. Es un hecho documentado que la imagen de la semilla como la del sol se identifican con múltiples significados sobre del origen de la vida y el ideal de la civilización humanos. En el caso de los pueblos mesoamericanos el sol y la semilla son iconos con una presencia compleja y profusa en la historia que, paradójicamente, permiten sintetizar una cosmogonía con repercusiones trascendentales en la sociedad actual. Es de tal la relevancia de este suceso, nos advierte Robles, que aún nosotros, ciudadanos del siglo veintiuno, sobrevivientes del TLCAN, testigos del capitalismo y protagonistas del postmodernismo, aún pertenecemos al legado de Tepeu, Qukumatz, Kauil e Ixmucane(1).
Semilla de sol inicia con una remembranza sobre el origen del tiempo, lo cual implica un repaso sobre la historia del hombre: “Y dijeron los progenitores, los creadores y formadores…”; concluye con una parodia de la célebre frase de Porky Pig, personaje de Looney Tunes: “That´s alley folks!(2)”. Puesto de otro modo, Santiago Robles ha diseñado en Semilla de sol un diorama en el cual es posible apreciar el pensamiento mágico-mitológico prehispánico y la intervención directa y abrumadora de la cultura Norteamericana en la sociedad e imaginario latinoamericanos desde finales de los ochenta. Entre la aparición de Tepeu en la literatura oral y la aparición de Porky Pig en la televisión a color se dibuja un arco de más de tres mil años que incluye la historia innumerable del mestizaje que signa el presente.
El paisaje de esta historia tiene como escenario principal la tierra, representación alegórica de la Mujer (Madre Creadora, Diosa y Consejera). La imagen es rematada por un cielo donde mora pleno el sol, emblema recurrente del Hombre (Vitalidad y Sabiduría); de la unión de dichas figuras germina la posibilidad de vencer al tiempo. Al igual que el agua se asocia a la tierra, el viento se relaciona con el sol; he ahí la permanencia de la vida, he ahí la cópula, la agricultura y el mestizaje, ahí también la fecundación de un pueblo y el cultivo de un destino: hombre agua, hombre tierra, hombre viento, hombre fuego: hombre maíz, semilla de sol.
II
Concebido bajo el formato libro de artista, Semilla de sol se adhiere a la postura estética y política de Ulises Carrión al asumir el libro “como una forma autónoma y autosuficiente” donde se despliega el pensamiento haciendo posible la existencia de un espacio físico y narrativo en el que presenciamos el desdoblamiento de una metáfora (semilla de sol) por medio del enfrentamiento de imágenes y textos provenientes de diversas e inesperadas fuentes (códices, caricaturas, documentos libres en la red, etc.) expresado por la lucha formal entre la tinta de grana cochinilla (pigmento prehispánico, manufacturado) y la pintura acrílica (polímero representativo de una era industrial). Más cercano a un palimpsesto que a una historiografía, Semilla de sol aporta una diferencia significativa en el campo del libro de artista, dado que el riesgo que asume no radica en su materialidad, de por sí inusual, ni en la unicidad de su entidad, sino en concebirse un espacio abierto, una plataforma donde puedan convergir y originarse otros procesos, investigaciones y tentativas certezas(3).
III
En tres versos, Ramón López Velarde dejó al descubierto la condición histórica y paradigmática de México: “Cómo la sota moza, Patria mía, / en piso de metal, vives al día, / de milagro, como la lotería”. Resulta idóneo leer la obra de Santiago Robles bajo la luz oblicua de este poema desencantado de su tiempo dado que no hace ni elogio ni apología del maíz, como tampoco lo hace el poeta zacatecano del subsuelo nacional rico en plata, sino, por el contrario, recurriendo a la parodia y a la ironía acomete una crítica mordaz sobre este momento. Mientras que en La suave patria el estado y la sociedad mexicana del siglo XX se vislumbran como una mujer insolente, servidumbre de sí misma, en Semilla de sol el pueblo mexicano actual aparece como una colectividad ambigua, contradictoria y amorfa, sin un rostro y voz legibles. El maíz, en Semilla de sol, aparece así travestido en Virgen María, Granda de Guerra, Útero Cósmico, Maquinaria Transgénica, Mano Vidente, Ixcamacuane y Muerte.
Quizá en unas crepas de huitlacoche o unos totopos rebosados de queso amarillo radique una de las mayores concreciones del mestizaje posterior a la firma del TLCAN. Es posible, también, que aquí se encuentre el acierto de este libro, y de este ejercicio híbrido entre la escritura y la imagen, no negar el pasado ni abstraerse del presente, sino identificar, analizar y reconocerlos como un mismo proceso. El tú y el yo transfigurados; el ellos diluido en un nosotros a su vez proyectado en el avatar de sí mismos.
Notas
1. Dioses mayas que, siguiendo la narración mitológica, son los actores primordiales en la fundación del universo, creadores del hombre a partir de maíz, después de dos intentos fallidos con barro y madera.
2. La frase original, aparecida al final de cada capítulo de la caricatura, reza “That´s all folks”, que en el doblaje al español sonaba a “¡Esto es todo, amigos!”.
3. Al ser seleccionado ganador en la I Bienal de Arte y Diseño (FAD, UNAM, 2014), en la categoría Libro de Artista, Semilla de sol fue editado en una versión facsímil con un tiraje de 500 ejemplares que propicio cambios sustanciales que modificaron la integridad conceptual y formal del libro original, lo cual, en este caso, sumó a favor de las intenciones del autor.

Santiago Robles, Crítica, Texto, Semilla de sol, Libro de artista, Tierra Adentro, Conaculta, Christian Barragan, Herson Barona, Rodrigo Castillo, Gráfica, Grpahic, Arte, Art, Visual artSantiago Robles, Crítica, Texto, Semilla de sol, Libro de artista, Tierra Adentro, Conaculta, Christian Barragan, Herson Barona, Rodrigo Castillo, Gráfica, Grpahic, Arte, Art, Visual artSantiago Robles, Crítica, Texto, Semilla de sol, Libro de artista, Tierra Adentro, Conaculta, Christian Barragan, Herson Barona, Rodrigo Castillo, Gráfica, Grpahic, Arte, Art, Visual art

Texto publicado en la edición impresa de la revista Tierra Adentro | agosto 2015 | p. 67 | ISSN: 0185-0938

Otros trabajos de

Dibujo / Agosto 2021
Dibujos de aquí y de allá realizados con grafito
Arte / Junio 2021
Pieza que forma parte del proyecto ¡Ya nos cayó el chahuiztle!, maíz, arte y sociedad
Gráfica / Mayo 2021
Los estados del agua
Arte / Mayo 2021
Starbuckstlán Codex, Six shared meals, Transition Zones and The Chahuistle has fallen on us!
Proceso / Abril 2021
Códice Starbuckstlán, Seis comidas compartidas, Zonas de Transición y ¡Ya nos cayó el Chahuiztle!
Libro arte / Abril 2021
Proyectos de arte colaborativo en el espacio público de la Ciudad de México
Gráfica / Abril 2021
Poemas que cantan las gestas de heroínas y héroes
Exposición / Marzo 2021
Exhibition at Czong Institute for Contemporary Art (CICA Museum), Gyeonggi-do, South Korea.
Arte / Marzo 2021
Proyecto artístico de vinculación medio ambiental